Archives for enero 2008

Sólo diez dedos

On: domingo, 27 de enero de 2008

Controles, controles y más controles. Eso es, pinchazos, pinchazos y más pinchazos. Pobres de nuestros dedos.
¿Sólo 10 dedos?

Durante todos mis años de diabético he tratado de cuidarme lo más que pueda los dedos de las manos. Cada vez que uno se tiene que hacer una medición del nivel de glucosa se debe de pinchar al menos una vez el dedo. Digo al menos, porque a veces uno se pincha mal y no sale suficiente sangre, me ha pasado. ¿Cómo hacer entonces para no tener tan marcados los dedos?



¿Cuáles son los problemas más frecuentes?
Hay gente que sólo utiliza un dedo para pincharse. Por ejemplo un pulgar. Si uno utiliza este método no existe forma alguna que ese dedo no pierda sensibilidad y quede hecho un queso gruyere.

Hace algún tiempo ya, solía elegir sólo entre los tres dedos del medio de ambas manos (índice, medio y anular) teniendo obviamente seis dedos para elegir. Ya podemos ir haciendo descansar un poco más cada dedo entre control y control.

Ya ahora no utilizo sólo seis dedos, agregué hace un tiempo pulgar y meñique. Ahora sí que no tenemos más dedos para elegir. Pero para seguir ganando zonas elegibles para pinchar podemos pensar lo siguiente. Si pensamos que cada dedo se puede dividir en tres "zonas" para pinchar, al medio y a ambos costados, tendríamos ya 30 posibilidades para ir rotando los pinchazos. Lo difícil es ahora acordarse de un orden para no ir repitiendo las zonas.
Por ejemplo, lo mejor mi modo de ver sería pincharse una vez en cada dedo de un lado, al completar los diez dedos, volver al primer dedo y pincharse al medio y así sucesivamente. Esta rotación disminuye la repercusión sobre viejos pinchazos.

No he conseguido aún una mano como la de la foto para hacerme los controles.

¿Quién te ayuda?

On: domingo, 20 de enero de 2008

Al debutar con la diabetes a los 14 años, sin duda que uno tiene una gran dependencia de sus familiares para afrontar la situación. Este fue mi caso. Mi gran apoyo del día a día fue mi madre. Aquella que sospechó de los síntomas y evitó el coma diabético.

Sin duda que la relación madre-hijo cambia debido a la enfermedad. A partir del hecho, el miedo, la incertidumbre llevó a una sobre protección. Entrado en la adolescencia es difícil lidiar con las libertades y las restricciones que la enfermedad, o la opinión de tus padres trae. Se generan roces y lazos, una relación tirante por momentos y amena por otros. Ambos aprenden, experimentan, se equivocan, se frustran, se enojan.

Duras peleas se suceden, diferentes formas de ver las cosas traen sobresaltos. Glucemias altas alteran el humor, impedimentos impuestos, recomendaciones mal vistas, malos entendidos. No es fácil. Uno siempre tiene una visión parcial de las cosas y es luego que empieza a reflexionar y a entender lo que sufre una madre por su hijo.

No se cierren, aunque sea difícil saquen sus miedos, sus broncas afuera. Traten de no dañar a quien los ayuda, él no tiene la culpa de lo que nos pasa. Está tratando de darnos apoyo.
-chafas-

Diabetes Tipo II

La diabetes tipo 2 o de adultos, es la clase de diabetes más común. En la diabetes tipo 2, el organismo no produce suficiente insulina o las células ignoran la insulina. La insulina es necesaria para que el organismo pueda utilizar el azúcar. El azúcar es el combustible esencial para las células del organismo y la insulina transporta el azúcar en la sangre hacia las células. Cuando la glucosa se acumula en la sangre en lugar de penetrar en las células, pueden presentarse dos problemas:

  • En lo inmediato, las células pueden quedar privadas de energía;
  • Con el paso del tiempo, los niveles altos de glucosa en la sangre pueden dañar los ojos, los riñones, los nervios o el corazón.

Descubrir que uno sufre de diabetes causa temor. Pero no se desespere. La diabetes tipo 2 es una enfermedad seria, pero las personas con diabetes pueden llevar una vida saludable y feliz, y vivir por muchos años.

Si bien las personas de todas las edades y razas pueden padecer diabetes, algunos grupos corren más riesgos que otros de desarrollar diabetes tipo 2. La diabetes tipo 2 es más común entre los afroamericanos, los latinos, los nativos americanos y los asiáticos americanos/ de las islas Pacífico, así como los ancianos.

Afecciones y Tratamiento
En la diabetes tipo 2, el organismo no puede utilizar la insulina adecuadamente. La insulina es necesaria para transportar el azúcar desde la sangre hasta las células. En esta sección, le brindamos información sobre algunas afecciones (incluso la hiperglucemia y la hipoglucemia) y cómo prevenirlas. También encontrará información útil sobre la insulina, las pruebas de diagnóstico, y consejos útiles acerca de cómo puede ayudarlo el profesional de la salud.

Complicaciones
El tener diabetes tipo 2 aumenta el riesgo de desarrollar muchas complicaciones serias. Algunas de las complicaciones de la diabetes tipo 2 incluyen: enfermedad cardíaca (enfermedad cardiovascular), ceguera (retinopatía), lesiones nerviosas (neuropatía) y daño renal (nefropatía). Lea más sobre estas complicaciones y cómo manejarlas.

El Bienestar de Su Cuerpo
Haga que cuidar bien de su cuerpo sea su mayor prioridad. El tiempo que ahora dedica a cuidarse los ojos, los pies y la piel, al igual que su salud cardíaca y oral, podría retrasar o evitar el inicio de peligrosas complicaciones de la diabetes tipo 2 en el futuro. Además, algunas de las mejores cosas que puede hacer por su cuerpo son dejar de fumar y reducir la cantidad de bebidas alcohólicas que consume.

Fuente: American Diabetes Association

Diabetes Tipo I

¿Qué es la diabetes mellitus?

La diabetes es una enfermedad en la que el cuerpo es incapaz de usar y almacenar apropiadamente la glucosa, lo que provoca su permanencia en sangre en cantidades superiores a las normales. Esta circunstancia altera, en su conjunto, el metabolismo de los hidratos de carbono, los lípidos y las proteínas.

La diabetes mellitus tipo 1 es una enfermedad que aparece, generalmente, en personas de menos de 30 años, aunque puede ocurrir a cualquier edad. Su característica principal es la incapacidad del cuerpo para producir insulina, la hormona que hace posible la utilización de la glucosa por parte de las células del organismo.

¿Porqué se produce la diabetes tipo 1?

El proceso de desarrollo de la diabetes tipo 1 es gradual, pudiendo ser necesarios varios años antes de que se manifieste clínicamente. La enfermedad se desarrolla por el ataque del sistema inmune contra las propias células beta del páncreas, encargadas de producir la insulina. Este proceso parece tener varias etapas:
  • Hay, primero, una susceptibilidad o predisposición genética, en la que parece haber implicados varios genes.
  • Además, parece necesario que ocurra un factor desencadenante ambiental (infección viral, estrés, toxinas, etc.), tras el cual, aparece el proceso inmunológico frente a las propias células beta, que son destruidas.

La reacción inmunológica está mediada por anticuerpos (reacción humoral) y células (reacción celular), habiéndose detectado autoanticuerpos frente a proteínas presentes en la superficie de las células beta, como la descarboxilasa del ácido glutámico (GAD), que es similar a una proteína del virus Coxsackie B, potencialmente implicado en el desarrollo de la diabetes. Otros anticuerpos incluyen: los IA2, dirigidos contra una fosfatasa presente en el interior de las células beta; y, anticuerpos contra la propia insulina. Estos anticuerpos pueden ser detectados en el suero de los pacientes meses y años antes del desarrollo de la enfermedad, y se han convertido en marcadores de un estado conocido como prediabetes.


¿Cuáles son los síntomas de la diabetes, y porqué se producen?

Los alimentos digeridos en el estómago y el intestino son transformados a glucosa, aminoácidos y lípidos. Una vez que la glucosa pasa a la sangre, se convierte en la fuente principal de energía de la mayoría de las células del organismo. Para que pueda ser introducida y utilizada eficazmente por las células, la glucosa necesita de la ayuda de la insulina, producida por las células beta del páncreas. La entrada de la glucosa dentro de las células hace que caiga su nivel en sangre (glucemia).

Cuando existe una deficiencia de insulina, la glucosa es incapaz de entrar en las células del organismo y permanece en la sangre, elevando su nivel por encima de los límites normales. Al mismo tiempo, las células, en las que no ha entrado la glucosa, sufren la falta de su principal fuente de energía.

Al carecer las células de su principal fuente de energía, el paciente se encuentra excesivamente cansado, con desproporcionada sensación de hambre (polifagia) y progresiva pérdida de peso. Por otra parte, la glucosa que se mantiene en exceso en sangre, supera la capacidad del riñón para retenerla y se empieza a perder por orina, acompañada por una cantidad de agua excesiva, lo que provoca que el paciente orine más de lo normal (poliuria) y pierda un exceso de líquido, que le lleva a tener que beber agua en exceso (polidipsia). Cuando esta situación se mantiene en el tiempo, sin corregirse mediante el suministro de insulina, puede aparecer un cuadro de cetosis y coma, en el que el paciente tiene un grave riesgo vital.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento consiste en el suministro diario de insulina mediante inyecciones, ya que la insulina administrada oralmente no es eficaz al ser degradada en estómago y duodeno. Una vez que se inicia el tratamiento con insulina, los pacientes recientemente diagnosticados pueden tener un periodo de remisión parcial, llamado de “luna de miel”, durante el cual, un resto de células beta mantiene una cierta capacidad de producir insulina. Al continuar el suministro externo de la hormona, el periodo de "luna de miel" se mantiene durante algunos meses. Finalizado este breve periodo, el adecuado aporte externo de insulina, se convierte en la exclusiva fuente de esta hormona para el paciente, que deberá mantenerse durante toda su vida, siguiendo estrictamente las pautas de administración que el diabetólogo establece de manera individualizada.

Fuente: Diabetes Juvenil

Triángulo del Equilibrio

On: miércoles, 16 de enero de 2008

Tratamiento Equilibrado

Un diabético debe de controlar sus niveles de glucosa en sangre los más normales posible. Eso es, que no bajen de 70 mg/ml para evitar hipoglucemias ni que supere en el día los 180, 200 mg/ml para no sufrir glucosuria.

A grandes rasgos existen tres variables, tres aristas, que influyen en el control del nivel de glucosa en sangre. Ellos son, COMIDAS, ACTIVIDAD FÍSICA y DOSIS DE INSULINA.

Las COMIDAS, o sea, la ingesta diaria es la que eleva el nivel de glucosa en sangre. Las personas enfermas de diabetes deben de evitar comer hidratos de carbono sencillos, de cadena corta, como ser azúcares, gaseosas comunes, jugos, etc. Tampoco debe de comer demasiados hidratos de carbonos encontrados en la papa, pastas, harinas, arroz, etc.

La DOSIS DE INSULINA es la principal variable de control. Sin insulina es imposible bajar efectivamente los niveles de glucosa en sangre. Existen diversos esquemas de aplicación de la insulina, diferentes teorías, diferentes insulinas. Cada uno arma el suyo conforme a la situación, a la disponibilidad y comodidad.

La ACTIVIDAD FÍSICA es una ayuda fundamental para mejorar la efectividad de la insulina inyectada. Mantiene un nivel más estable, consume glucosa y demás beneficios ya conocidos para la salud de cualquier individuo. Es notable la diferencia en el requerimiento en unidades de insulina un día que uno realiza actividad o en un día que no.

EQUILIBRIO! Si, es este el tema. Como conjugar estas tres aristas para llevar un buen control de la enfermedad.

Por mi parte, creo que son 4 variables las que influyen. La cuarta engloba todo un concepto algo difícil de explicar. El funcionamiento interno de la regulación hormonal es afectada por situaciones de la persona que se manifiestan como estado de ánimo, cansancio, estrés. Esta nueva arista es perturbadora, en general implica una peor eficacia de la insulina y un mayor nivel de glucosa.

Espero que esta forma de ver el tratamiento les haya servido.
-chafas-

Luna de Miel

On: martes, 15 de enero de 2008


La luna de miel es un momento ansiado, esperado. Uno se acaba de casar y se va con su pareja en un viaje maravilloso.

Glicemias sobre rieles


En el ámbito de la diabetes, la luna de miel es un período en el cual la enfermedad "anda sobre rieles". Los médicos le dan ese nombre debido a que uno se siente como en una luna de miel de unos recién casados. Hay una disminución de la necesidad diaria de insulina. Es como que el páncreas comienza producir mejores niveles de insulina haciendo que uno requiera inyectarse menos dosis.
Este fenómeno es momentáneo, dura un período indeterminado de tiempo y luego la enfermedad sigue evolucionando.
No todo el mundo manifiesta este episodio siendo un diabético tipo I, puede que uno nunca tenga su luna de miel.

En mi experiencia propia, yo tuve una luna de miel el verano siguiente que debuté con mi enfermedad. En esa oportunidad llegué a necesitar solo 3 unidades diarias de insulina. Mis chequeos diarios daban normales, fue una una época memorable. Duro apenas ese verano y luego volví a necesitar lo mismo que antes.

Mejor casarse e irse de viaje....
-chafas-

De la noche a la mañana

On: lunes, 14 de enero de 2008

El día después.
Cómo afronta uno la noticia, la novedad, la incertidumbre, la tristeza de saber que es diabético. De repente ya nada es igual. El médico te comenta, sos diabético. Wow y ahora?

Es el fin del mundo, no la verdad que no. Claramente estamos hablando de una cosa poco grata. Desconocida para la mayoría. Desde lo personal creo que no hay mejor postura que aceptar los hechos, entender la situación y afrontarla. Ya es el presente, no se puede cambiar y hay que construir un futuro con lo que tenemos. Hay que pedir ayuda, al médico especialista, a la familia, a los amigos, a quien tengan confianza para que les den una mano. No se cierren, no nieguen.

Lleva un tiempo digerir la situación, hacer un duelo, ordenarse, aprender lo mínimo para poder estar tranquilo, sin pánico.

En mi experiencia personal he tenido dos grandes sostenes para poder pararme rápidamente y afrontar los hechos, mi madre y mi médico endocrinólogo. He tenido la suerte de no debutar con un coma diabético y no tener que pasar por terrible susto.
Si están en esta situación, muchas fuerzas, si conocen a alguien que lo esté, motiven, no lo dejen cerrarse, que no se convierta en un taboo.

Docencia innata

Durante toda la vida uno adquiere conocimiento. El conocimiento adquirido mediante diferentes formas, estudio, experiencias, razonamiento, nos va formando como personas. Durante toda la vida seguimos aprendiendo cosas nuevas. Sino, uno debería considerablemente cambiar a la próxima vida.

¿Para qué nos es útil el conocimiento?
Para desenvolvernos en el día a día, nos permite conseguir un empleo, insertarnos en la sociedad, etc. Sin embargo lo más importante del conocimiento es que fluya, que no quede estanco en una mente, en un individuo. La forma de preservar y delegar este precioso concepto es mediante la enseñanza.


Disfruto enseñar, disfruto ser docente. Poder explicar a otro ser cuestiones que me apasionan y me resultan inmensamente interesantes. Inmiscuir en mi universo, abrir mentes, compartir experiencias. Ser docente es algo que te viene de adentro. Te reconforta, te da satisfacción.
Es un idea y vuelta entre el enseñante y el enseñado, que paradójicamente genera un flujo de conocimiento mutuo, no es unidireccional el asunto. Uno aprende enseñando, exige y es exigido, aprende sus límites y el límite de los demás. Juega, improvisa, innova. Agrega su toque especial. Expresa, de una forma muy particular pero está sacando a fuera parte de sí. Gesticula, involucra. Aburre, hincha.

No todo el mundo es docente, eso se trae de la cuna.

Iê!

On: sábado, 12 de enero de 2008

El grito en el aire cautiva la atención de los presentes, comienzan a surgir las estrofas, lentas, tristes, alegres, llenas de historia y sentimiento. La piel se eriza, los sentidos se activan, se vuelven más agudos. De vuelta el grito, ahora se escuchan coros, mi voz se mezcla entre las de todos. Culmina la alubanza, a jogar.

El Capoeira es una lucha de liberación surgida en Brasil, creada por los esclavos traídos desde el África, principalmente de Angola. Muchas veces se confunde con una danza.
-¿Vos bailas capoeira?
-No, no bailo capoiera, juego capoeira.
Uno juega con su oponente, no lucha o juega contra él. Antiguamente, los esclavos, para poder disimular que estaban entrenando el arte del capoeira "escondían" la práctica argumentando que bailaban rituales folclóricos. Principalmente por esta razón es que visto de afuera se confunde con un danza.

Al compás de la cadencia de la música, un capoeira establece un diálogo con su compañero, sus argumentos son diferentes movimientos de defensa y ataque, que propone y dispone con su par, para lograr un juego vistoso y armónico placentero de ver. Si el diálogo se transforma en un monólogo, o peor aún, en dos monólogos, el juego se torna trabado, sucio, falto de contenido.

La Roda de Capoeira representa el convite a jogar. Una ronda de gente se forma en rededeor de una batería de instrumentos. Se realiza un ritual de apertura entonando cánticos particulares por parte del capoeria que dirige la roda, generalmente Mestres o profesores.
Comienzan los coros y la roda se abre para jogar. Así se suceden los jogos de a pares, entrando uno cuando le plazca hacerlo, por el pie del berimbao con permiso previo del que capoeira que esté comandando la Roda.

La energía sigue subiendo, envueltos por el son, la fuerza de todos los presentes, el cuerpo se enerva, responde las exigencias. Gingando, desarticulándose, lanzando ataques y destrezas el ritmo continúa aumentando frenéticamente, las palmas suenan al compás.
De repente, vuelve el grito al aire, "!" Silencio. La energía queda vibrante, no estática en el aire, no desaparece abruptamente. La roda ha finalizado.

Ser diabético

On: jueves, 10 de enero de 2008

Diabetes mielitis tipo I. Así se denomina a mi enfermedad.

Hace casi ya diez años que mi vida cambió. Corría el mes de setiembre, recuerdo que era una mañana soleada, algo fresca. Como cualquier otro día yo estaba en el colegio, en el viejo y querido politécnico.
Inusitadamente, mi madre me retira del aula. No recuerdo otra oportunidad en que haya sucedido eso durante primaria o secundaria.
Derecho a lo del médico, la noticia fue rara. Era diabético.

-"¿Diabetes? ¿Qué era eso?" Mi madre estaba muy angustiada, preocupada, yo no. Desde mi ignorancia no podía estar en ese estado, sólo podía reflejar lo que ella sentía. ¿Qué tan grave es eso? ¿Por qué ponerse así?.
Por suerte la ciencia estaba de mi lado. Mi madre tenía una visión "ancestral" de la enfermedad de sus días de estudios universitarios. De ahí mucha de su angustia. Sin embargo, muchos avances se habían sucedido y el tratamiento no era tan complicado.

Con diez kilos menos, muchos calambres dolorosos sufridos y mucha orina mielitis (miel, dulce) empecé mi tratamiento. Agujas, jeringas, insulina... Así conocí a don Hugo, mi médico, gran profesional, gran persona.

Desde el primer día acepté esta nueva realidad y traté de hacer todo lo posible para estar bien. Una nueva dieta, bastantes restricciones, algunos cambios de hábitos.


¿Es realmente insufrible ser diabético?
Si me dieran a elegir, obviamente no elegiría ser diabético. La enfermedad te condiciona, te hace estar pendiente. También te instruye. No es imposible de convivir con ella. Hay que ser atento, ordenado.

Todo evoluciona, la adolescencia es una etapa de grandes cambios en el cuerpo y la diabetes varía con él. Hay momentos donde todo va bien y de repente crisis, cambio. Hay que cambiar esquemas, buscarle la vuelta de tuerca al asunto. A veces se soluciona fácil otras, uno se angustia y sufre hasta poder sobrellevar la situación. A lo largo de estos años no sólo ha evolucionado mi enfermedad, sino los parámetros médicos de que es estar "bien controlado", han aparecido nuevas insulinas, fantásticas por cierto, han mejorado las forma de aplicarlas y y llevar un control personal mediante simples medidores de glucosa.


¿Me curaré algún día?
La ilusión no se pierde, vienen sucediendo muchos avances en biotecnología e ingeniería genética, no sé si me tocará a mi o vendrá en bastantes años más.

"Sería raro despertar un día y sólo tener que pensar en lavarme los dientes..."

-chafas-

Comenzando el Desorden

Impulsivo. Sí, claro que lo soy. De un día para el otro agregando un poco más de entropía al mundo. Armando este espacio personal para volcar, escupir, extraer de mi ser historias, anécdotas, sentimientos y vivencias de un ser humano más. Una mota de polvo en un mar de estrellas.
Todos queremos ser libres. Existen muchas formas de liberación, una de ellas es la expresión, física (corpórea) o mental. Intento buscar liberarme, abrir, compartir. Sentirme bien...

En buena hora a vamos a comenzar con esta aventura.
-chafas-
| chafaetic.blogspot.com | chafas@gmail.com | Rosario, Argentina 2008 |

eXTReMe Tracker