Archives for febrero 2008

Malabarismos

On: viernes, 22 de febrero de 2008

Uno se encuentra en casa, haciendo su vida, el día a día. Sabe a grandes rasgos que va a ser de su día. Tiene todo a mano. El medidor de glucosa, insulinas, etc. En fin, lo habitual para el común de nosotros.
Sin embargo, don Murphy o el destino pueden sacarnos de esta tranquilidad y poner a prueba todo nuestro ingenio, poder de análisis y autocontrol.
Les paso a contar dos anécdotas que me han sucedido hace no mucho tiempo. Ninguna trajo mayores inconvenientes, pero si algo de angustia y preocupación.

La primera situación es la "menos grave". En mi antiguo trabajo, habituaba llevar mi comida para almorzar. También, obviamente, mis elementos de control e insulina. Llega la hora del almuerzo, ingiero mi comida y al momento de querer colocarme la insulina resulta que mágicamente la aguja había perdido su filo. Increíble. No había forma de que pinchara en lo más mínimo. Hacía poco había adquirido estas nuevas agujas super pequeñas y no entraba en mi imaginación que de un día para otro pierda totalmente su filo.
Bueno, ¿qué hago entonces? Tengo la insulina pero no me la puedo suministrar. Que fea sensación.
Estaba obnubilado, ni idea de como resolver la situación. Por suerte lo comenté con la gente del trabajo, las chicas de administración y sencillamente me dijeron: "andá a comprar una a la farmacia". Wow, que sencillo. Fui a la farmacia y tenían. Moraleja: 1° tener agujas extras, 2° tener una farmacia cerca.

La otra anécdota fue diferente. Tenía que ir por asuntos laborales un día a Buenos Aires. Salí, por ejemplo, un martes a la tarde para estar el miércoles a la mañana en una reunión. Me quedaba a dormir en la Capital. Armo el bolso con la ropa, el medidor, y supuestamente todo lo debido.
Cuando estoy casi por llegar a destino noto que sólo había llevado la insulina ultrarápida. En el estuche sólo estaba ese pen. Mi mente no tenía recuerdos de por qué no había guardado la NPH. La cuestión es que en mi esquema de insulinas, tengo dos grandes aplicaciones de NPH, una por la mañana y la otra por la noche. De la ultrarrápida una pequeña dosis al mediodía luego del almuerzo. Desesperación. No, no llegó a tanto. Pero si mucho análisis. ¿Cómo proceder sólo con la insulina ultrarrápida? Fue un real incordio. Muy difícil de lograr armar un esquema de la galera. Es sabido que es preferible (por un día) tener los niveles algo altos que muy bajos. Así que con muchos controles, experiencia y algo de cuidado logré manejar la situación. Fue una estadía poco amena, mi mente estaba muy preocupada por los niveles de glicemia.
Moraleja: No se olviden las insulinas. Más que obvio, pero puede suceder.

Crónicas de un insulinodependiente.
-chafas-
| chafaetic.blogspot.com | chafas@gmail.com | Rosario, Argentina 2008 |

eXTReMe Tracker